SUSCRIBIRSE POR CORREO ELECTRÓNICO

Verdad Pensionaria: Razones de una reforma

Lima.-  Ante los cuestionamientos a la propuesta de pensiones no contributivas (Pensión 65 de Gana Perú) y las referencias malintencionadas a una posible confiscación de los fondos privados de pensiones, es necesario hacer un recuento de la situación de los regímenes pensionarios peruanos, sus deficiencias y limitaciones, y cuáles son las alternativas de reforma que se plantean.


Es necesario recordar que fue durante el gobierno de Alberto Fujimori, luego del descalabro económico dejado por Alan García, que mediante una reforma regresiva se desfiguró el Sistema Nacional de Pensiones (SNP, Decreto Ley 19990). Se estableció un mayor tiempo de aportación para tener derecho a una pensión, se limitó su cuantía y se incrementó la aportación de los trabajadores.


El aporte de los trabajadores al SNP era del 3% de las remuneraciones y de las empresas 6%. La reformaFujimorista incremento el aporte de los trabajadores gradualmente hasta llegar al 13%, mientras que los empleadores ya no están obligados a aportar.


El gobierno Fujimorista implementó una serie de medidas para fomentar el traspaso al Sistema Privado de Pensiones (SPP) conformado por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Estos cambios normativos se dieron sin ningún tipo de debate público y se aplicaron mediante decretos leyes debido a que el Congreso estaba “disuelto”.


En agosto de 1990 en el SNP existían 14 aportantes por cada pensionista, mientras que en julio de 1993, poco tiempo después de la reforma, la proporción fue de 6 a 1 y en la actualidad es aproximadamente de 1.7 aportantes por pensionista.


Se dieron una serie de medidas que condujeron al traslado masivo de trabajadores del régimen público al privado, incluso en casos de trabajadores de edad avanzada que no tendrían derecho a una pensión en caso de traslado .


El SNP se creó con el objeto de aumentar la cobertura en pensiones y mejorar su cuantía. Sin embargo, luego de cerca de dos décadas de su creación, el SNP no viene cumpliendo con los objetivos planteados.


Actualmente en el Perú, 3 de cada 4 trabajadores no están asegurados a ningún régimen pensionario. Y más del 67% de los adultos mayores no perciben pensión de ningún tipo. Esto explica que prácticamente dos de cada cinco adultos mayores continúen trabajando, en su mayoría en situación de informalidad.


Tendencia internacional
En un país como el nuestro, donde el trabajo dependiente formal es minoritario, buscar financiar las pensiones solamente con aportes de este sector no es realista ni sostenible. Frente a ello la tendencia a nivel internacional ha sido implementar sistemas de pensiones no contributivos, es decir financiados con ingresos del tesoro público.


Para ello es necesario contar con un sistema tributario más progresivo, que privilegie la aplicación de impuestos directos, en particular el impuesto a la renta (por ejemplo una mayor tasa de aportación para ciertas actividades empresariales como la minera). No es correcto como han manifestado algunos medios que estos sistemas se financien con un incremento del IGV.


Luego que durante la década del 90 algunos organismos multilaterales promovieran la implementación de sistemas de capitalización individual (AFP), con el tiempo se comprobaron sus deficiencias, principalmente su reducida cobertura y baja densidad de cotizaciones.


Desde el mundo académico las críticas vinieron de especialistas. Joseph Stiglitz (premio Nobel de Economía) publicó en 1999 “Repensando la reforma en pensiones: Diez Mitos acerca de los Sistemas de seguridad Social” , asimismo Nicholas Barr de London School of Economics y Truman Packard colaboraron en cambiar la perspectiva del tema en el Fondo Monetario Internacional y el Banco mundial.


En el 2001 el Banco mundial presentó la estrategia oficial aprobada por su Directorio Ejecutivo para la reforma en pensiones, recomendando sistemas de pilares múltiples.


La Organización Internacional del Trabajo en su Conferencia Internacional del 2001, entre las conclusiones relativas a la seguridad social consideró fundamental iniciar una campaña internacional para promover la extensión de la cobertura de la seguridadsocial, destacando que los sistemas de cuentas de ahorro individual no deberían debilitar los sistemas de solidaridad, en los que los riesgos están repartidos entre todos los afiliados.


Es así que hace ya una década la OIT y el Banco mundial promueven la conformación de sistemas de pensiones denominados de pilares múltiples. Es decir, un pilar básico no contributivo, financiado con recursos del tesoro público complementado por sistemas contributivos de reparto y capitalización.


La propuesta de pilares múltiples no implica eliminar el sistema de capitalización individual (AFP) sino complementarlo y hacerlo más eficiente teniendo en cuenta la existencia de grandes sectores excluidos del mercado laboral formal.


Brasil, Chile, Costa Rica, etc.
La base de este sistema es otorgar pensiones con financiamiento estatal, en algunos países es una pensión universal, en otros para la población adulta mayor en situación de pobreza y en los menos de manera focalizada.


Pensiones no contributivas existen en la mayoría de países latinoamericanos, por ejemplo Brasil, ChileArgentinaUruguay, Costa Rica, e inclusive en algunos con menor ingreso per cápita que Perú como Bolivia, Ecuador y El Salvador.


El estado peruano ha recibido observaciones de la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la OIT de manera reiterada a causa del incumplimiento de los principios contenidos en el Convenio 102 .


El informe más reciente destaca que los diferentes componentes del sistema de seguridad social peruano no cumplen con los principios comunes de los convenios internacionales deseguridad social como i) la financiación colectiva de las prestaciones; ii) la gestión democrática y transparente de las instituciones de la seguridad social; iii) el abono de las prestaciones durante toda la contingencia; y, iv) la garantía de una tasa mínima de prestaciones.


Asimismo, la Defensoría del Pueblo ha recomendado la creación de un sistema público unificado que otorgue mejores pensiones con un tiempo de aportación de acuerdo a estándares internacionales (15 años de aportación), esta propuesta requeriría de financiamiento estatal.


Por otro lado, no es correcto como se ha venido señalando en algunos medios que un sistema no contributivo no sería sostenible financieramente en el tiempo. Existen estudios que permiten sustentar su financiamiento y países con menos ingresos quePerú ya tienen este tipo de pensiones. Además, se debe destacar, como lo ha hecho la OIT que “Los niveles nacionales de transferencias sociales reflejan los valores de la sociedad más que las limitaciones económicas” .


Dos estudios que podemos destacar respecto de la sostenibilidad financiera de este tipo de pensiones son “Envejecimiento con dignidad: Pensiones no contributivas para reducir la pobreza en el Perú” y el Dictamen de Proyecto de Ley de la Comisión de seguridad Social sobre pensiones no contributivas presentada en noviembre de 2010 .


Respecto del sistema de AFP es necesario destacar que del total de afiliados en la práctica solamente aportan alrededor del 42%, lo cual determina una baja cotización que afectará las futuras pensiones.


Así, en el caso de Chile, país con mayor nivel de formalización y mejores remuneraciones que el Perú, se verificó que menos de la mitad de los afiliados podría financiar mediante su cuenta individual una pensión mínima, siendo obligación del Estado cubrir la diferencia.


Esta constatación, entre otras, como los altos costos por administración y la limitada competencia condujo a que se implemente en el año 2008 una reforma que es importante destacar.


Chile fue el primer país latinoamericano en contar con un sistema de AFP, debido a las limitaciones de este sistema el 2008 implementó una reforma la cual fue producto de un amplio debate entre actores sociales, beneficiarios y especialistas en el tema. Esta reforma integral tuvo como principales características:


- La creación de un sistema de pensiones solidarias (no contributivas), incorporando al sistema previsional a personas antes excluidas.


- Un aporte previsional solidario para mejorar las pensiones provengan del sistema público o privado (sistemas contributivos).


- Medidas para mejorar la equidad de género, como bonos por hijo o replanteamiento del seguro de invalidez y sobrevivencia.


- Incorporación gradual con incentivos para los trabajadores independientes.


- El traslado del aporte al seguro de invalidez y sobrevivencia al empleador y la licitación de nuevos afiliados, aspectos que han reducido sustancialmente el costo de las aportaciones para los trabajadores.


La reforma Chilena no confiscó los fondos de pensiones ni eliminó el sistema de AFP, sino que, por el contrario, lo hizo más eficiente y menos oneroso para los trabajadores. Algunos voceros de Gana Perú han señalado que la experiencia Chilena será el referente de su propuesta de reforma, aspecto que es importante destacar. Ello requiere mejorar la institucionalidad del Estado y las capacidades de gestión del sector público.


Algunos sectores empresariales plantean en la actualidad “blindar” a las AFP.


Habrá que vigilar que este “blindaje” sea en beneficio de los afiliados y no de los propietarios de las AFP, quienes vienen cobrando a los trabajadores peruanos comisiones por administración que figuran entre las más caras del continente. (La Primera - Álvaro Vidal Bermúdez)




[caption id="attachment_700" align="aligncenter" width="251" caption="Actualmente en el Perú, 3 de cada 4 trabajadores no están asegurados a ningún régimen pensionario"][/caption]

No hay comentarios:

Publicar un comentario