SUSCRIBIRSE POR CORREO ELECTRÓNICO

Caminito de vida, duro trecho por seguir


Lima.- Sin duda, las vicisitudes de la vida generan una preocupación mayor en las personas que sienten un miedo al fracaso. Es cierto que el camino es largo pero no compromete o aísla que inescrupulosos pretendan desprestigiar de manera maquiavélica a obreros de la verdad.

Como es posible que estos, denominados defensores de la verdad y la justicia, acechen a los indefensos e inocentes cronistas de la información, aquellos que no pretenden un lugar y que su única convicción genere una igualdad en la sociedad, que cada día es corrompida por los excesos del egoísmo y la del avaricia de ellos, que solo añoran su lucro personal y su continuidad individualista.

Tanto, es la corrupción irracional, la mezquindad descabellada que solo dañan y retrasan el avance de los estratos que pretenden salvaguardar la integridad de los demás que solo buscan mantener los principios y valores que formaron el ciclo de la vida.

Ciclo que se va degradando al pasar de los años, un equilibrio que se destruye con la ruindad de esos grupos que pretenden saber más que otros, y que solo quieren la gloria personal, dejando de lado a los juguetones e incipientes nativos de la autenticidad.

Que tristeza me da, saber que por más dedicación que le pongas a tu labor, esta será demolida por los comentarios incoloros y poco éticos del ser que pretendió ser un mentor, que al ver tu lento pero seguro ascenso se vio amenazado. Teniendo como resultado la desventurada e inaceptable injuria de tu honor.

No aceptemos esta clase de abusos, no seamos victimas de la ignorancia e ineptitud de aquellos que no soportan, el ascenso de personas que tienen como finalidad trasformar la sociedad en un ente de igualdad y honorabilidad.

Inés Támara S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario