SUSCRIBIRSE POR CORREO ELECTRÓNICO

ARTÍCULO: Rosa María Palacios ¿Por qué debe preocuparse Castañeda?

Lima.- Lo primero que debo hacer es un “disclosure”  como dicen en inglés. O una advertencia, para que todos estén prevenidos.  Simplemente no confío en la honestidad de nuestro Alcalde. Esa es la verdad.

Esa desconfianza no ésta basada en el chisme banal o la conspiración política contra el líder de un partido. Ésta basada en las profundas investigaciones de Daniel Yovera sobre el caso  Comunicore que lo llevaron a ser perseguido por el mismo Castañeda en el sistema judicial. Yovera  probó un robo al Estado con documentos y declaraciones realizadas en la investigación y acusación fiscal. Los gerentes de absoluta confianza de Castañeda – que trabajaron con él por muchos años en distintas organizaciones del Estado – se coludieron con un proveedor de limpieza para hacer un pago que no correspondía a una entidad inexistente para luego “lavarlo” en efectivo. Eso ésta probado y los imputados continúan procesados.  Que Castañeda, haya logrado ser excluido del proceso no le quitará nunca la responsabilidad política de haber convivido y tolerado ese latrocinio.

Dicho esto, es obvio que tengo un sesgo. Y que creo que las acciones del Alcalde no tienen hoy como norte el bien común de la ciudad sino el suyo propio.
Durante sus ochos de gobierno municipal Castañeda se hizo popular sustituyendo a los alcaldes distritales. Sin recursos para grandes obras se concentró en un esquema de obra chiquita y popular con dinero de EMAPE. De ahí el éxito de las escaleras. Pero en cuanto a obras de envergadura otro fue el cantar. Le zafó la responsabilidad de las revisiones técnicas al MTC y   sé demoró ocho años en inaugurar un Metropolitano cuyo costo es un misterio y que no absorbe ni el 5% de viajes de Lima.  No solo destrozó Barranco con el diseño.  Este sistema de transporte es un desastre hoy en hora pico y no se ve soluciones a la vista.

Debo confesar también que admiro la honestidad y el estoicismo de Susana Villaran para aguantar los baldes de caca que durante cuatro años le tiraron encima. Uno tiende a solidarizarse con la parte débil y ella lo fue. Pero es verdad también que llegó a la Alcaldía con un aluvión de votos pero sin ninguna preparación gerencial o política para manejarse en una corporación inmensa. La visión Villaran de construcción de ciudadanía a través de espacios públicos, la austeridad en el uso de su nombre para apropiarse de obra pública, la transparencia como eje, la concentración en grandes obras viales en asociaciones público privadas, dejando a los Alcaldes Distritales la obra menuda, fue profundamente incomprendida.

Villaran y Castañeda no tienen nada en común. Y el cambio fue tan brusco, tan marcado, tan diferenciado, que la transición de uno a otro se comió viva a Villarán. Sin embargo ese fenómeno ha creado una Lima muy diferente a la que Castañeda dejo. Esa herencia de ciudadanía es la que le cuesta manejar. Ahora la transición inversa también tiene costos.

El limeño se ha acostumbrado a exigir y protestar. Y hace bien. Villaran dejo una reforma de transporte en marcha, con corredores exclusivos ya licitados y operadores en proceso de inversión. OAS, Odebretch y Graña y Montero tienen concesiones inmensas de obra vial. Las dos primeras se cobran con el 95% del peaje de Lima. El dinero para la obra menuda y popular se acabó.

¿Qué hace Castañeda? Sin permiso de nadie, sin trámite alguno, viste un santo desvistiendo otro.  Exige la plata de un fideicomiso privado para hacer 3 by passes que nadie había reclamado y deja a Lima sin un parque público de más de 30 hectáreas. Cree que la obra lo hará popular. Se equivoca y en grande. Villaran hizo obra y no fue popular por ello. Lima es otra Lima. Y no es un país.

Castañeda publica avisos “apropiándose” de las obras de Odebrecht en Rutas de Lima. No engaña a nadie. Todo el mundo sabe que son obras concesionadas por 30 años. La Municipalidad ni gestiona, ni administra, ni pone un centavo. Sólo supervisa que las obras pactadas se ejecuten. Nada más.

Los despidos a la bruta, la matanza de la reforma del transporte, el regreso de los colectivos, la desaparición de los inspectores de tránsito, el borrado (con rabia) de “todos” los murales, su desafecto público al arte y a los espacios ganados para este,  son errores de principiante. Le han costado entre 11 y 15 puntos de popularidad que si bien es altísima aún  marca una tendencia a la baja. La desilusión con su gestión es evidente.

Castañeda, le guste o no, sólo puede salvarse de un desastre si se “villaranisa” en aspectos que dejaron un buen recuerdo a pesar de la impopularidad de la ex Alcaldesa. Aquí una pequeña lista de consejos para el bien de Lima:

Lo primero es dejar de actuar como si fuera un Virrey. Debe rendir cuentas al Consejo en sesiones públicas con presencia de prensa. En esa tarea su presencia es esencial. Debe hablar claro y sin enredarse.  Confundir a Lima con un país o a los Shipibos con los Ashanikas denota falta de preparación e interés en los temas que debería exponer con solvencia.

Lo segundo es rescatar la reforma del transporte, hacer las mejoras que crea necesaria e implementar las 14 ordenanzas que ya le dejaron listas sobre transporte.
Lo tercero es congraciarse con una buena política cultural, que le dejaron en marcha. Sera duro y largo, pero puede recuperarse.

Lo cuarto, rescatar Barrio Mío del olvido y los programas sociales que atendieron pequeñas necesidades en El Cercado. Reforzar el Mercado de San Anita, culminar el Parque del Migrante. Es decir, continuar obra que es buena para la ciudad.

Lo quinto, proponer. Sobre lo construido, ¿Qué construir? Castañeda ganó las elecciones sin proponer nada más que un absurdo monoriel. Y proponer implica diseño y debate. Y ahí no puede haber imposición sino dialogo y cumplimiento de normas, dos aspectos en los que Castañeda nunca ha sobresalido.
Vamos a necesitar a todos los santos limeños de nuestro lado para vivir en Lima los próximos 4 años.

1 comentario:

  1. Ver y escuchar a Castañeda significa soportar a un delincuente desquiciado, este hombre es otro de los loquitos y malandrines que la gente opta escoger, Castañeda encarna al hombre cobarde y ventajista, incapaz de dar la cara y hacerse responsable de sus maldades, todos sabemos que va a robar y nadie dice ni hace nada, está echando a perder lo invertido en la anterior gestión la cual fue cuestionable, sin embargo, hizo algunas cosas rescatables, pues sí tuvo algunas acciones positivas, este Castañeda ha agudizado el caos vehicular y el transporte público, ha tenido la concha de relanzar a ORION y al CHOSICANO, les ha condonado las papeletas, ahora compulsivamente quiere hacer un by pass en 28 de Julio, sin ningún tipo de estudio y menos aún basado en un plan vial, la contraloría y los órganos de control no hacen nada, este ratero de COMUNICORE que debería estar preso le estamos dando licencia para seguir robando, es increible, creo que a éste si que hay que REVOCARLO y encima meterlo preso, Lima tiene la palabra.

    ResponderEliminar